Las calas de Ibiza son consideradas como joyas de la naturaleza a nivel mundial. Como si se tratara de un cuadro de Sorolla donde cada pincelada color turquesa simula las aguas tranquilas de la mayor de las pitiusas, las calas más conocidas y las más escondidas crean un espectáculo para la vista de los viajeros desde que el avión comienza a sobrevolar la isla.

Las playas y calas de Ibiza se cuentan por decenas. Pero, ¿cuáles son las más espectaculares? En Invisa Hoteles te proporcionamos un listado de las calas más bonitas de Ibiza para que puedas disfrutar de uno de los mayores encanto del Mar Mediterráneo.

Calas ibicencas: las más conocidas y famosas

Cuando se planifica un viaje a Ibiza, hay algo que tener en cuenta claramente: Cala Salada y Cala D´Hort son las calas de Ibiza más famosas, frecuentadas y fotografiadas por los viajeros.

Puede que Cala Salada sea la cala más conocida por su marco incomparable: acantilados repletos de pinos que potencian el azul turquesa de sus aguas. Aunque la imposibilidad de acceso de los barcos de turistas ayudan a mantenerla lejos de la masificación de viajeros, esta cala es muy frecuentada por los residentes de la isla debido a su cercanía a San Antonio de Portmany.

Cala D´Hort es otra de las instantáneas más reconocibles de la isla. Considerada como una de las calas más bonitas de Ibiza y con las mejores vistas por su situación frente a la isla de Es Vedrá, esta playa se encuentra ubicada en la Reserva Natural homónima. Con 200 metros de longitud, varios restaurantes y tiendas, Cala D´Hort es una de las visitas imprescindibles de los turistas.

Calas secretas de Ibiza: belleza y naturaleza escondidas

Aunque Ibiza cuenta con más de 200 km de litoral, las calas solo conforman el 1% del total. Por esta razón, estas joyas de las naturaleza son muy visitadas por los turistas, sobre todo en la época estival. A pesar de esto, la morfología escarpada de la costa ibicenca, repleta de acantilados, ha permitido que muchas de las playas y calas más bonitas de Ibiza permanezcan escondidas y sean de difícil acceso para los viajeros, restando afluencia a algunas de ellas y aportando tranquilidad y relax a los aventureros que estén dispuestos a invertir un poco de tiempo y esfuerzo para llegar a estos rincones con encanto, lejos del bullicio de las playas principales.

1 - Cala d’en Serra: un escondite en el norte de Ibiza

Con tan solo 40 metros de longitud y accesible mediante un sendero de otros 50 metros, Cala d’en Serra es una pequeña cala de Ibiza escondida en el norte de la isla. Este pintoresco rincón está rodeado de acantilados y naturaleza mediterránea y es la preferida de los turistas que huyen de las playas más conocidas y concurridas. Un chiringuito y las típicas y reconocibles casetas de pescadores ibicencos forman parte también de este marco idílico bañado por aguas turquesas y poco profundas.

2 - Cala Gracioneta: encanto secreto en San Antonio

Como ya te contamos en un post anterior, a pocos kilómetros de nuestro hotel en San Antonio, se ubica Cala Gració, una de las calas más conocidas de la isla y que cuenta con una versión reducida, su hermana menor Cala Gracioneta. Esta cala en San Antonio, Ibiza, guarda un gran encanto por el particular color de sus aguas. Aunque no es una cala concurrida, su reducido tamaño hace que con pocas personas, esta cala se llene de visitantes con facilidad.

3 - Platja de Ses Ovelles: playa virgen en el sur de Ibiza

Perteneciente al municipio ibicenco de Sant Josep de Sa Talaia pero a 8 kilómetros del centro urbano, se localiza Platja de Ses Ovelles, puede que una de las playas más aisladas de Ibiza. La difícil accesibilidad a este rincón natural a pie debido a su ubicación en una zona montañosa, hace que el barco sea la forma más fácil para poder disfrutar de sus aguas cristalinas.

Visibles, escondidas, secretas o concurridas, las calas de Ibiza son el reclamo perfecto de los viajeros que buscan, más allá del ocio y el entretenimiento, rincones paradisíacos a una hora escasa en avión desde el centro de la Península Ibérica.